Jueves, 19 Septiembre 2019

Origen de las apuestas en la pelota vasca

Las apuestas no son la pelota, pero es difícil entender la historia y evolución de este deporte sin ellas.

 

Dicen que los juegos de pelota, en una forma u otra, existen desde que el mundo es mundo. El origen oficial de la pelota vasca, tal y como la conocemos hoy día, se sitúa en el juego de palma, más conocido por su forma en francés jeu de palme. Está considerado el punto de partida tanto de la pelota vasca como de la valenciana, así como del tenis y los deportes de raqueta en general. Hay constancia de que ya en el siglo XII había prácticas más parecidas a la pelota actual, y se sabe que las clases nobles en la Edad Media tenían sus propios trinquetes. El verdadero punto de inflexión en la historia de las variantes de pelota más populares está en el siglo XIX. Al tiempo que se pasa de una práctica rural a urbanizar el deporte, se internacionaliza a través de las Américas gracias a personajes como Chiquito de Eibar, de nombre real Indalecio Sarasqueta, emigrado a Buenos Aires en 1882. Empiezan a construirse impresionantes edificios con frontones por todo el mundo, de Shanghái a México. Llega la época dorada de la pelota y la profesionalización.

 

Mucho antes de todo esto, ya existían las apuestas. Se cree que son tan antiguas como cualquier tipo de juego o deporte, que está en la naturaleza humana anticiparse y querer predecir el futuro, y más si puede verse recompensado por su acierto. Se sabe que los romanos hacían apuestas deportivas de una manera bastante profesional. Nada que ver con las casas de apuestas actuales de pronósticos con ofertas varias, a través del móvil o en las máquinas de los bares. Pero, en realidad, al final, sigue siendo lo mismo.

 

Es probable que las apuestas en la pelota vasca estuvieran presentes, de algún modo, ya desde las partidas por el territorio rural de Euskadi. El hecho de que existiesen ayudó a que los empresarios empezasen a interesarse por este deporte y quisieran acercarlo a las ciudades, donde llegarían a un público más amplio. Con la popularización de la cesta punta por América, especialmente en Estados Unidos, las apuestas cobraron un papel muy importante. Los estadounidenses cuentan con una larga tradición de juego y en todos los deportes americanos se apuesta, sea béisbol, galgos o fútbol americano. Las apuestas forman parte del ADN deportivo de Estados Unidos, de hecho, eso ayudó a que finalmente fuera en ese país donde mejor han sobrevivido los juegos de pelota. Uno de los últimos Jai Alai en abrir, el Hamilton Downs Jai-Alai en Florida, donde se concentra la mayoría, es un centro que no solo cuenta con el frontón, sino que también incluye pistas para carreras de caballos y galgos y se puede jugar a poker.

 

Para la pelota vasca y sus aficionados, las apuestas, con todas sus cosas buenas y las menos buenas, forman parte del juego. Son, en cierto modo, un juego en sí mismo con sus propias reglas y con una característica fundamental: el honor. Dijo el infame Al Capone que durante su “carrera” fue capaz de sobornar a policías, gobernadores y jueces, pero nunca a un pelotari.

Tags: ,

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portal de noticias de pelota mano.
Cartelera, resultados, campeonatos,
ferias, partidos... toda la actualidad
del mundo de la pelota vasca.

Contacto